Menu

El primer diario digital independiente de Sevilla

Necrologicas Fallecimiento de doña Maria Rodriguez Gil

hace 2 años

Rogad a Dios en caridad por el alma de la señora

DOÑA MARÍA RODRÍGUEZ GIL Esposa, madre y abuela ejemplar

viuda que fue del señor

Don Francisco Gallardo Gaviño

FALLECIÓ EN SEVILLA EL DÍA 25 DE MARZO DE 2016 DESPUÉS DE RECIBIR LOS SANTOS SACRAMENTOS Y LA BENDICIÓN DE SU SANTIDAD

R.I.P.A.

Sus hijos José Joaquín, Miguel, Francisco y Jesús; hijas políticas Reyes Navarro, Marina Bernal y Carmen Martín; hermanas Luna y Manuela; nietas Reyes, María Jesús, Laura, Arancha, Sara y Carmen; biznietas y demás familiares y afectos,

Agradecen las muestras de condolencia recibidas, rogando a sus amistades encomienden su alma a Dios Nuestro Señor y asistan a las misas que por su eterno descanso se oficiará mañana lunes, día 4 de abril, a las veinte y treinta horas, en la Basílica de Jesús del Gran Poder de Sevilla y el viernes 22 de abril a las 20:00 h. en el Santuario de Regla , de Chipiona , por cuyos actos de caridad cristiana les quedarán agradecidos.

El día que la Soledad estuvo más acompañada que nunca, por Paco Correal en Diario de Sevilla

Estirpe. Los cuatro hermanos Gallardo no pudieron salir este año con la Soledad de San Lorenzo, hermanos desde hace 52 años, porque el Sábado Santo enterraban a su madre

PACO Gallardo eligió el nombre de su hija Sara para la protagonista de su novela La última noche, recreación del universo de Al Andalus. Sara Gallardo no imaginaba que su auténtica novela estaba por escribir. Tiene 16 años y la protagonizó el Sábado Santo, un día unido con yunques de tiempo a la historia de su familia. Hace dos años, los hermanos José Joaquín, Miguel, Francisco -el padre de Sara- y Jesús recibieron la medalla de sus bodas de oro como hermanos de la Soledad de San Lorenzo. Todos han salido de nazarenos con esta hermandad que con permiso del Resucitado cierra el cortejo del viaje a esa Tierra Santa de intramuros que es la Catedral.

Pero el último Sábado Santo Sara Gallardo fue la única de la familia que hizo la estación de penitencia. Lo hizo por ella y por todos, sinécdoque de una poblada rama de oficios y afanes. Por la mañana había acudido al cementerio de San Fernando para despedir a su abuela, la madre de su padre y de sus tíos, fallecida el Viernes Santo, el único día que la cristiandad llora y celebra la muerte, unas postrimerías dignas de un ensayo de Zubiri.

El Sábado Santo vimos a la Soledad de San Lorenzo poco después de la salida de su templo. El capataz ordenó pararla en la esquina de San Miguel con Trajano. Una Virgen por la calle de un emperador nacido en Itálica. Eso sí que es ecumenismo. Asocié esa imagen con los Gallardo. Uno de ellos, Miguel, es uno de los mejores cicerones de la Semana Santa que conozco. Sherpa de esquinas y de intersecciones, por usar una palabra del Código de Circulación. Mis primeras visiones de la fiesta mayor de Sevilla se las debo a Miguel.

No sabía que ese Sábado Santo los cuatro hermanos no salieron con la Soledad de San Lorenzo. El destino los había convertido en jinetes del apocalipsis, porque algo parecido es la desaparición de quien los trajo a este mundo. Soy el mayor de cinco varones, hermano mayor de esta cofradía desde que Eisenhower visitó a Franco Bahamonde y Bahamontes ganó el Tour. En mi consuelo a los Gallardo les he dicho que no hay feminismo más radical que el de estas mujeres que hicieron hombres. Admitámoslo: Adán no es más que una costilla de Eva.

María Rodríguez nació en Manzanilla el día del Corpus de 1928, un año antes de la Exposición Iberoamericana. Se vino muy pronto a Sevilla, pero no siguió el destino de Pepe Perejil, Mariano, Aguilar y tantos otros taberneros de ese pueblo de la provincia de Huelva. La madre de María enviudó joven y se vino con sus tres hijas a Sevilla para que estudiaran una carrera. La madre de los Gallardo hizo Magisterio. En la Feria de Abril, todavía en el Prado, conoció a Francisco Gallardo, un agricultor de Mairena del Aljarafe. Cambió los vinos por las aceitunas. Se casaron en la calle Rioja que blasona estas crónicas, en la iglesia del Santo Ángel.

La maestra y el agricultor se establecieron en la calle Mendoza Ríos. Allí nacen sus hijos José Joaquín (1955), Miguel (1956, el 16 de diciembre que Rafael Alberti cumplió 54 años) y Francisco (1958). Ya en la calle Santa Ana, último consulado de la familia, nació Jesús (1960). El benjamín es el único que siguió los pasos de su madre y después de ser director de colegio es profesor del instituto San Isidoro.

El Cuatrivium en la familia. El primogénito es decano del Colegio de Abogados de Sevilla con una longevidad que le confunde con el paisaje. Miguel estudió Derecho pero se abrió camino como periodista y maestro de periodistas. Testigo de primera fila, por cuestiones de vecindad, del asesinato del doctor Antonio Muñoz Cariñanos en su consulta de la calle Jesús del Gran Poder por la que todos los días del año, a cualquier hora del día, siempre se puede ver a un Gallardo. Paco Gallardo jugó al baloncesto, es una eminencia en medicina deportiva y autor de dos novelas. Ayer lo saludé por la calle Relator, perpendicular a la que dio nombre a la primera, El rock de la calle Feria. Se le puede ver paseando por la Alameda con su amigo Eusebio, presocrático sevillano, como a Boscán y Navagiero por el Generalife.

María nació el día del Corpus y murió el día que murió el Señor. Un ciclo completo. Cuando cumplió 80 años reunió a sus cuatro vástagos, cuadratura del círculo, hijos de María y hermanos de la Soledad. La contraseña de la familia en la plaza más bonita del mundo (Gabilondo dixit), en la iglesia de la que fue párroco Marcelo Spínola, el gaditano de San Fernando que fue obispo de la diócesis y cardenal de Sevilla, el que transformó al padre Javierre de un aragonés perdido en Baviera en sevillano adoptivo. Madre de varones, abuela de seis nietas, todas ellas hermanas de la Soledad, igual que sus dos nueras y sus tres bisnietas.

De Manzanilla a Mairena pasando por la Feria del Prado. Un cartel de fiestas primaverales para esta historia que empezó un día de Corpus y terminó un Viernes Santo. La matria marca más que la patria. Por eso las ciudades se conjugan en femenino y nunca entran en guerra. Los países usan el masculino y no paran de sacársele músculo unos a otros.

El lunes tendrá lugar un funeral por la madre de los Gallardo en la iglesia de San Lorenzo. La plaza de la que este año la Bofetá salió airosa de las lluvias del Martes Santo, reinando con la Candelaria por las calles de Sevilla. Un abogado, un periodista, un médico y un maestro. Los oficios de la estirpe. Cuatro gremios prescindibles en un mundo perfecto, fundamentales en una sociedad marcada por los desequilibrios y los afanes desmedidos. Nunca la Soledad tuvo tanta compañía. Sara Gallardo completó la estación de penitencia, que dedicó a su abuela, aquella niña que hizo Magisterio y se doctoró en la cátedra de la vida.

María llena de Esperanza

José Joaquín Gallardo Rodríguez.

Nacida un día de Corpus Chisti, ochenta y siete años después falleció el Viernes Santo en Sevilla. En su casa, junto a la Giralda. En tarde enlutada, precisamente cuando Cristo era Expiración por las calles de la ciudad. María Rodríguez Gil fue una buena mujer. Una gran persona que siempre hizo el bien. Maestra de profesión a todos nos enseñó valores, que ese sí que es un buen magisterio.

Quiso Dios que llegada la hora su última lección fuese también magistral. Debilitada por la larga enfermedad se entregó serenamente al Señor. El día anterior en San Lorenzo sus hijos le pedimos por esa María que tuvo el privilegio de haber sido su vecina en el barrio y que siempre vivió cerca del Gran Poder de Dios.

El Señor nos escuchó y esa tarde de Jueves Santo por el balcón de su habitación pasó la Virgen del Rosario, a la que tanto le había rezado en Montesión. Y pasó el Señor de Pasión, cuando la suerte ya estaba echada. Pasó también la Virgen del Valle, patrona de su Manzanilla natal. Y ya en la que sería su última madrugada en este mundo la mismísima Esperanza quiso visitarla, deteniéndose junto a su balcón. Nunca sabremos de qué hablaron la Madre macarena y la anciana agonizante, pero ella quedó llena de Esperanza en la hora de su muerte. Su última salida había sido a la basílica y Ella quiso devolverle la visita. El Señor había dispuesto llamarla a su presencia pero demoró el tránsito hasta que la Esperanza pasase a reconfortarla.

Tras darle sepultura amaneció un radiante domingo con repiques en la Giralda. Por el que había sido su balcón pasaron entonces Cristo Resucitado y la Virgen de la Aurora, a la que dieron una levantá por ella. En la solemne misa de resurrección de la Catedral se pidió por su alma, gracias a la sensibilidad del eminentísimo oficiante. Y la alegría de la Pascua nos alivió a todos la pena. Cristo resucitó y con él también ella y todos los fieles difuntos. Gracias a Dios esa es nuestra fe, nuestra alegría y nuestra esperanza. María dictó su última lección.

MARINA BERNAL EN FACEBOOK

MARÍA.La plaza estaba llena, abarrotada, no cabía nadie. En el bar !El Sardinero" los camareros lo habían pronosticado:"esta tarde no se cabe, es una familia muy querida en el barrio. El padre era un gran señor, y todos los hermanos son personas muy queridas". Esa misma plaza, tan sevillana, tan mágica, fue el lugar de juegos de los cuatro hermanos. Allí correteaban de un lado a otro descubriendo la vida. La vida primero estuvo en la plaza y después cruzaron fronteras para seguir descubriéndola. No dejaba de llegar gente, todos querían dar el abrazo, estrechar las manos y confortar. Una tarde lluviosa y triste y una concentración desbordante de cariño. No era una despedida, sólo un reconocimiento a la figura de una mujer muy especial.Tan especial que supo educar a cuatro hombres en el sentido de la lealtad, la entrega a los demás y la vida sin florituras. La vida que es de verdad, de puertas hacia dentro, la de la gente que no necesita adornos. María ha dejado a cuatro hombres de verdad y a seis nietas maravillosas, tan hermosas en apariencia como en sus maneras. Y además tres biznietas y otra a punto de llegar... María, que vida tan bien aprovechada...

MARINA BERNAL

SOLEANA.Nunca había estado en el cementerio.Esa mañana fría de sábado santo fue su primera vez .Vestida de negro su rostro infantil aún se hacía más aniñado. Fue una jornada dura.La abuela había nacido un Jueves de Corpus del año 28. Una mujer recia , fuerte, un milagro de la naturaleza.Casi 20 años desafiando pronósticos médicos. Era la cabeza de un matriarcado que las nietas han heredado. Mujeres hermosas ,llenas de luz y de vida.La abuela era intuitiva, observadora y muy lista.Hablaba siempre sin filtros. Cuándo volvieron de aquella despedida ella decidió colgarse su medalla y acompañar a la Soledad de San Lorenzo. "Por mi abuela , por ella" decía con su voz de niña. La abuela ,que sólo tuvo hijos varones y planchaba con esmero sus túnicas dejándolas colgadas en el cuarto de la plancha.La abuela siempre presente en sus vidas. Mujeres de la Posguerra forjadas en tiempos difíciles .Historias de Soleanos. En Blanco y Negro. El ciclo de la vida.

FRANCISCO GALLARDO

Hoy la plaza esta huérfana de unos tacones. No fue una vez, ni dos, ni tres...¿cuantas veces la recorrería? Uno recuerda el verano incendiado en los adoquines, los veladores del Sardinero cuando la vida se celebraba las tardes de los domingos. Hoy la plaza esta huérfana de su alegría de niña grande...¿cuantas veces sonó su risa aquí entre los plataneros? Nada mas que por eso mereció mucho la pena conocerla. Si ademas la llamabas madre y ella te contestaba, ni te cuento...

REYES GALLARDO

Esta es mi ultima foto contigo. En todas salimos riéndonos, por algo será. La moda selfie , la cual no entendías, me ha servido para tener el móvil repleto de fotos nuestras divertidas. La vida tiene sus fases y hay que saber exprimir todo de cada una de ellas. Me enseñastes tantas cosas en estos años en los que he tenido la suerte de disfrutarte que no podría acabar de recordar. Desde nuestros paseos por el jueves, mis fines de semanas en santa ana, los bocatas de chocolate que me preparabas, las noches a tu lado, el comer con pan, el quieres más? , mi primer muñeco babyborn, el agarrarme a tu cancela para quedarme contigo , nunca te cansabas de darnos lo mejor a todos los tuyos. Solo con mirarnos nos entendíamos, nos reíamos y lo pasábamos bien, yo contigo,tú conmigo. Me cuidastes y enseñastes valores y a ser como soy con tus historias y paciencia. Y cuando llego el día me encantaba cuidarte yo a ti, nunca nos peso a ninguna de las dos el cuidar la una de la otra , el estar y compartir las horas juntas. Tus caídas, tus ataques de risas, el dormirnos a las mil con nuestras charlas en la cama .... Nunca una mala palabra hacia mí abuela, aunque tenias una manera muy distinta a la mía de pensar y unas ideas acordes con la época en la que felizmente crecistes, escuchabas las historias que te contaba y nunca nunca me juzgabas. Siempre has llegado a entenderme de una manera especial. Me encantaba eso de ti que eras la más sincera del mundo y nunca eras falsa con nadie. Cuanto me has hecho reír y disfrutar abuela!!!!gracias por dejarme compartir tantos años a tu lado, soy más que afortunada y aunque ni te imaginas lo que te vamos a echar de menos y lo que te voy a echar de menos , solo puedo agradecerte lo que me has querido y la magnífica compañera que hasta la última mirada encontré en ti. Porque hasta para descansar y dejar de sufrir me esperastes y puedo decir que me trasmitistes esa paz y tranquilidad de verte marchar como lo has hecho , por la puerta grande como la campeona y luchadora que has sido y diciéndonos hasta la próxima mi niña. Gracias por todo. Te quiero mucho María.

UNA HIJA DE LA CARIDAD

Ay miguel!! Cuanto lo siento...ha partido al cielo al rayar la gran madruga...esta noche la primera luna de la primavera tendrá el brillo especial de los ojos de tu madre que orgullosa de tenerte como hijo te besara la frente. Recibe un sincero y profundo abrazo en estos momentos y desde mi fe pediré al Dios de la Vida por ella tu familia y en especial por ti.bs. (Una hija de la caridad gracias a todas ellas por sus oraciones )

UN AMIGO DE VERDAD

Acabo de enterarme que ha muerto tu madre Me hubiera gustado haber estado a tu lado La conocí en los momentos que no se olvidan y en la grandeza, generosidad , humildad y talento que tenéis fue parte importante Me gustaría darte un abrazo personal..el que se da al amigo que siempre está Un abrazo para toda la familia y especialmente a ti...AMIGO (un amigo de verdad y de siempre )

comments powered by Disqus

Más Noticias de Necrologicas

Fallece en Sevilla el arquitecto D. José María Morales Hevia.

Necrologicas

Fallece Rafael López-Tarruella, director general de Caja Rural del Sur

Necrologicas

Misa en memoria de Fernando Carrasco en Capilla de Nuestra Señora del Rosario, anexa a la Casa de la Real Maestanza lunes 4 a las 13 horas

Necrologicas

Fallece el ex presidente Adolfo Suarez

Necrologicas

Fallece Tate Montoya y el guitarrista onubense ‘Niño Miguel’

Necrologicas

HIERRO Y HUMO

Necrologicas

Marifé de Triana ha fallecido esta madrugada a los 76 años de edad a consecuencia de un cáncer

Necrologicas

Adiós con pena a María de Gamboa y Moreno, madre de Natalia Figueroa y, por ello, suegra de Raphael, por Javier de Montini

Necrologicas

El Ayuntamiento de Morón decreta 2 días de luto por la muerte del profesor Juan Antonio Carrillo Salcedo

Necrologicas

Curro Romero y Michel, despiden a un buen amigo el ganadero Gabriel Rojas

Necrologicas

¿CÓMO ESTÁN USTEDES?

Necrologicas

Ha fallecido Nuestro Hermano D. Jesús Gutiérrez ex-Hermano Mayor‏

Necrologicas

Ultimas fotografías de Belén Ordoñez

Necrologicas

HASTA SIEMPRE, ADELITA DOMINGO

Necrologicas

Alejandro Sanz da el último adiós a su madre acompañado de Raquel Perera, familiares y amigos

Necrologicas

TODO ESTO SE LLAMABA HUMOR

Necrologicas

La duquesa de Alba asistió a la misa por Ana medina, hija de la duquesa de Medinaceli, en Sevilla

Necrologicas

SU VOZ DE CALLES SOMBRÍAS

Necrologicas

Fallece en Málaga Pepita la mujer de Chiquito de la Calzada con la que llevaba casado cinco décadas

Necrologicas

Fallece caracolillo viudo de Juanita Reina‏

Necrologicas